<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=337111513811540&ev=PageView&noscript=1" /> Artículo sobre pesticidas y sus efectos en generaciones de familias: mamás en todo Estados Unidos

Artículo sobre pesticidas y sus efectos en generaciones de familias

 Crónica de san francisco

Efecto de los pesticidas en generaciones de trabajadores de campo.

Estudio a largo plazo analiza cómo los productos químicos generalizados afectan a generaciones de trabajadores de campo en Salinas Lea Suzuki, The Chronicle

Una parte de este artículo se publicará con el permiso del autor.

Por Stephanie Lee

septiembre 23, 2013

 

Problemas de salud prevalentes

La buena salud es precaria para muchos de los 422,000 residentes del condado de Monterey. Un tercio de los adultos no tienen seguro; una cuarta parte de los niños están en la pobreza. De 2002 a 2012, el porcentaje de estudiantes de educación especial con discapacidades de aprendizaje disminuyó, pero aquellos con autismo, discapacidades intelectuales y discapacidades del habla aumentaron, según los datos del condado. Los investigadores querían comprender los problemas de salud que se podrían pasar por alto.

Luego estaban los pesticidas. Aproximadamente 9 millones a 10 millones de libras se usaron anualmente en todo el condado durante los últimos 1990 s. La cantidad ha disminuido ligeramente, aunque el condado todavía ocupa el sexto lugar en el estado por el uso de pesticidas.

Eskenazi presentó una propuesta a los Institutos Nacionales de Salud para estudiar a las mujeres embarazadas de bajos ingresos y los efectos ambientales en sus hijos, y ganó la financiación.

Ahora solo tenía que encontrar mamás.

González se mudó a Salinas desde Michoacán, México, hace dos décadas, y consiguió un trabajo en los campos. Ella se encontraba entre los miles de trabajadores agrícolas en el condado de Monterey que se levantan antes del amanecer para recolectar aproximadamente las tres cuartas partes de las ensaladas verdes de la nación.

A finales de 1999, González quedó embarazada de su cuarto hijo, un niño. Durante un chequeo en el Centro Médico Natividad en Salinas, un voluntario del estudio de Eskenazi la convenció de inscribirse.

Así comenzó una serie de visitas anuales o semestrales al trailer de los investigadores fuera del hospital. Durante su embarazo y parto, González les dio muestras de sangre, orina, sangre del cordón umbilical y leche materna, les permitió inspeccionar su casa y respondió a docenas de preguntas sobre su estilo de vida. Ella estaba entre 601 mujeres embarazadas en las etapas iniciales del estudio.

El hijo de González, Richard Luna, nació en julio 2000, uno de los más de 500 bebés en el proyecto Chamacos nacido entre 2000 y 2002.

Desde el momento en que tenían 6 meses, y cada uno o dos años después, los investigadores analizaron su orina, sangre, saliva, dientes y cabello. Los niños tuvieron exámenes físicos y tomaron pruebas que evaluaron sus habilidades motoras e inteligencia.

Gran parte de lo que los científicos informaron más tarde fue preocupante. Descubrieron, por ejemplo, que las madres en el estudio tienen trazas más altas de pesticidas en sus sistemas en comparación con la población general de los Estados Unidos. Los niños con alta exposición prenatal a los pesticidas muestran mayores signos de retraso en el desarrollo que aquellos con baja exposición prenatal.

Hay límites a lo que los investigadores pueden aprender. Pueden conocer la presión arterial, los puntajes de coeficiente intelectual o los niveles de pesticidas de Richard. Pero no tienen suficiente información para vincular esos factores con su mala vista o asma, o decirle a su madre si su tiempo en el campo jugó un papel en esos temas. Ninguna de sus investigaciones atribuye un problema de salud a una sola causa directa, y enfatizan que no todos los factores potencialmente dañinos son igualmente peligrosos en todos.

"Las personas no están expuestas a una sola cosa", dijo Eskenazi. "Están expuestos a todo lo que les rodea, incluida la contaminación del aire, el alcohol y el tabaquismo".

Primer enfoque: pesticidas

Aún así, los investigadores tienen muchas conjeturas educadas.

Comenzaron su estudio examinando pesticidas organofosforados, un tipo de uso común que se sabe que daña el sistema nervioso humano.

Uno de los primeros hallazgos de los investigadores, en 2005, mostró la presencia de químicos en la orina de las mujeres en su grupo de estudio en mayor cantidad que las mujeres en edad de procrear en la población general de los Estados Unidos.

Los científicos también notaron que cuanto más altos sean los niveles de pesticidas de la madre antes del parto, mayores serán las posibilidades de que su bebé demuestre reflejos anormales, como movimientos pasivos de las piernas, después de los primeros tres días de vida.

El hallazgo precedió a muchos otros. A la edad de 5, los jóvenes que habían estado expuestos a altos niveles de pesticidas en el útero eran más propensos que otros a obtener puntajes altos en las pruebas que determinan la probabilidad de trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH.

Cuando los niños tenían 7, los investigadores notaron una caída de 5.5 puntos en los puntajes generales del coeficiente intelectual por cada aumento de 10 veces en el nivel de pesticidas de las madres durante el embarazo.

 

Los hallazgos pueden resonar más allá del valle y en todo el país, dicen otros investigadores.

"Nos están ayudando a comprender los vínculos entre las exposiciones tempranas y los resultados de salud que son importantes no solo en términos del funcionamiento y el bienestar de los niños en sus primeros años, sino también ... a lo largo de toda la vida", dijo Frederica Perera, Director del Centro Columbia para la Salud Ambiental Infantil en Nueva York, que ha colaborado con UC Berkeley.

Otros científicos han llegado a conclusiones similares sobre las mismas exposiciones. En un 2011 estudio de niños de la ciudad de Nueva York, por ejemplo, la Escuela de Medicina Mount Sinai descubrió que las personas con exposición prenatal a pesticidas tenían un retraso en el desarrollo mental en sus primeros años.

Más que solo un estudio

Seguirán más estudios. En este momento, el equipo de UC Berkeley está examinando los dientes de leche para detectar rastros de fungicidas prohibidos que contienen manganeso, un elemento químico tóxico en altas dosis.

La intención de Eskenazi no es asustar a los residentes, sino darles un conocimiento significativo. "En mi corazón, esto es más que un simple estudio para mí", dijo. "Esta es una población que me importa mucho".

El profesor planea continuar con los estudios mientras haya fondos, y González y su hijo planean seguir apareciendo. Tal vez, dice la madre, pueden ayudar a sus vecinos a comprender lo que les rodea.

"Todos lo estamos respirando", dijo.

This article was produced for The California Endowment Health Journalism Fellowships (ReportingonHealth.org), a program of USC Annenberg's School of Journalism. Stephanie M. Lee is a San Francisco Chronicle staff writer. E-mail: [email protected] Twitter: @stephaniemlee


Sé el primero en comentar

Por favor revise su correo electrónico por un enlace para activar su cuenta.

Estar en contacto

日本語EspañolEnglish